23 de febrero de 2013

Consejos - ¿Quieres que tu hijo mantenga su habitación ordenada?

¿Quieres que tu hijo tenga siempre su habitación ordenada y bien organizada? Te damos seis pautas para que así sea. Lo primero que debemos tener en cuenta es predicar con el ejemplo, los niños son unos auténticos imitadores de todo lo que hacemos.
Educar a los niños dentro de unos límites y con ciertas normas, les ayudará a crecer seguros de sí mismos y con confianza, siendo unos futuros adultos preparados para la vida real.

1. Enseñarles desde pequeñitos cómo hacerse la cama, todos los días. Hacerse la cama es algo que no llevará más de dos minutos, ¡sólo dos minutos! Algunos niños de 2 años de edad podrán hacerse la cama (aunque luego tengamos que ir nosotros y rehacerla bien) pero al menos se sentirán bien tras habérsela hecho. Jamás debéis esperar que lo hagan bien, creo que con el simple hecho de que lo hagan (con ganas) ya nos tendrá que alegrar. Está bien establecer un hábito y una rutina de horario, por ejemplo antes del desayuno. Con el tiempo se acostumbrarán a hacerlo y no hará falta ni recordárselo.
 
2. Establecer una norma para que, antes de sacar un nuevo juguete o actividad, se guarde con el que estaban jugando antes. Así la habitación no será nunca una jaula de los leones. Esta tarea puede ser ultra complicada pero con paciencia a base de repetirnos una y otra vez (sin enfadarnos demasiado pues hay que entender que el juego es juego y muchas veces se olvidan de las normas) pero poco a poco les habituaremos a hacerlo.
 
3. Limpiar y recoger significa “poner todo en su sitio”. Siempre que hagan alguna manualidad o hayan jugado, la habitación se ensuciará. Los niños deben saber que las cosas no se limpian y recogen solas y que tal como han estado jugando deberán ayudar con la limpieza. Una forma de ponerles las cosas fáciles puede ser dejándoles que utilicen los aparatos que nosotros usamos, como por ejemplo un aspirador. Cuando hayan hecho manualidades y haya que barrer, nos será muy útil tener el MiniVac Aspirador de mano de Philips, gracias a que viene sin bolsa y utiliza un sistema de flujo de aire que circula en su interior, ellos mismos podrán vaciar el compartimento con solo pulsar un botón, quitando la boquilla y vaciando el polvo en el cubo de la basura.
 
4. Enseñarles a desprenderse de los juegos y juguetes que ya no utilizan. Les tenemos que empujar a donar sus juguetes que ya no utilizan a niños que los necesiten. Esto también sirve para la ropa. Debemos evitar hacer esto sin que ellos se percaten pues algún día echarán de menos aquel juguete y no entenderán por qué ya no está en casa.
 
5. Tener una cesta de la ropa sucia en su habitación para que ellos mismos guarden su ropa cuando se desvistan, así les acostumbramos a no amontonar la ropa en el suelo. Podemos poner una cesta dentro de su armario, en un rincón o en su lavabo, pero que esté cerca de su alcance.
 
6. Pongamos la ropa cerca de su alcance para que puedan vestirse ellos mismos. Sin obligarles ni crear un drama con ello, debemos ir habituándoles a que se vistan solos, si vemos que hay días en que están más perezosos podemos echarles una mano, sobre todo cuando hay prisas.

Estas tareas no son cosa de un día, ayudarles a que cojan el hábito para organizar su habitación es cuestión de paciencia, amor y años. Habrá niños que aprendan antes y niños a quienes les cueste más pero al final, seguro que cuando sean personas independientes agradecerán que les hayamos inculcado a que les salga de dentro sin esfuerzo.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...