29 de enero de 2013

Consejos - Todo lo que deberías saber sobre las alergias alimentarias de los bebés


Como reacción a la toma de un alimento, vemos que a nuestro bebé le ha salido una erupción o una urticaria por el cuerpo, o que reacciona con vómitos y diarreas. ¡Peligro! Podemos estar ante su primera reacción alérgica.
Durante el primer año de vida, vamos introduciendo poco a poco todos los alimentos nuevos en la dieta de nuestro bebé. Su alimentación pasa de un solo alimento (la leche materna o la leche artificial maternizada) a toda la variedad (o casi) de alimentos que compone la dieta de un adulto. Así que es normal que las alergias más frecuentes en los bebés menores de un año sean las alergias alimentarias.

¿Cómo identificar los causantes de las alergias?
En casa, para no tener problemas con la identificación del causante de la alergia, debemos introducir los alimentos uno a uno, esperando una semana hasta la introducción del siguiente, y durante esos días observaremos la reacción del bebé al nuevo alimento.
Además, debemos esperar a introducir los alimentos más problemáticos, como el gluten (a los 6-7 meses), el pescado (entorno a los 8-9 meses), el huevo (entorno a los once meses, primero la yema y luego la clara, ya que la clara suele causar más reacciones alérgicas que la yema), algunas frutas como la fresa, el kiwi o el melocotón (introducirlos entorno al año de vida) y esperar a los 2 o 3 años para que coman frutos secos y marisco (aunque con los precios que tiene el marisco, yo casi esperaría un poco más, no vaya a ser que les guste).

Alergia a la proteína de la leche
Una de las alergias más frecuente es la alergia a la proteína de la leche de vaca. Los bebés recién nacidos están preparados para alimentarse con la leche de su madre, no para aceptar leche de un animal extraño como la vaca, aunque ésta pase muchos procesos para “maternizarla“. El bebé todavía está formando su sistema inmunológico, lo que provoca una frecuencia alta de reacciones alérgicas causadas por la leche.
En los casos en los que se manifiesta una reacción alérgica a la proteína de la leche se recomienda continuar con la lactancia materna (en algunos casos, la madre tendrá que restringir su propio consumo de leche y lácteos), o administrar un tipo especial de leche que no contiene dichas proteínas.
Por supuesto, se retirará la leche y los productos lácteos de la dieta del bebé (yogures, quesos), y se restringirán otro tipo de alimentos que puedan contener trazas de leche (a veces, el pan de molde o el jamón york tienen proteínas lácteas). En la mayoría de los casos, los bebés consiguen tolerar la proteína al alcanzar los dos o tres años de edad.

¿Cómo se manifiestan las alergias?
Aunque en la mayoría de los casos las reacciones no son graves (un ligero sarpullido o malestares digestivos), en determinado casos extremos se puede llegar a la anafilaxia, en la que los síntomas se manifiestan en la respiración y en el ritmo cardiaco. En la mayoría de los casos, la alergia se manifiesta al comer el alimento, pero en algunos casos, el simple contacto físico o la inhalación de sus vapores al tenerlos cerca pueden causar alergia. Un bebé vecino mío sufr síntomas de alergia porque sus padres comían cacahuetes y simplemente el polvillo que levantaba le ocasionó la alergia.
Los niños que sufren de dermatitis atópica tienen más posibilidades de presentar alergias alimentarias, así que en esos casos deberemos tener el doble de cuidado. También es más frecuente la aparición de alergias en el casos de que algunos de los padres o hermanos la sufran.

Ante la duda, acudir al pediatra
Si vemos que un niño reacciona tolera mal la introducción de un alimento, debemos retirarlo de inmediato de su dieta y acudir al pediatra, quien nos desviará al alergólogo, donde le realizarán todas las pruebas que sean necesarias para identificar sin ningún tipo de dudas la alergia y el agente que causa la alergia.

Otras alergias: alergia al látex
Además de las alergias alimentarias, se pueden dar reacciones alérgicas a otro tipo de productos, como los medicamentos, y el látex. Éste es un producto vegetal procesado que cada vez se utiliza más en centros médicos y en la elaboración de ciertos productos, lo que ha hecho que en los últimos años aumente la incidencia de casos de alergia al látex.
Para evitar este tipo de alergia, se recomienda la sustitución de los productos hechos con látex por productos fabricados con silicona. 

Vía Mi Mundo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...