13 de marzo de 2012

Consejos - Una buena educación sanitaria de los padres puede mejorar la salud de los hijos

Via Mamas Saludables nos llega este artículo que nos puede ayudar con los contratiempos que nos traen estas épocas del año.

Durante los meses de invierno, la presencia de fiebre y tos en los niños son las principales razones por las que aumentan las visitas al pediatra, según se ha puesto de manifiesto en el 9º Curso de Actualización en Pediatría, organizado por la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (AEPap) que ha reunido a más de 700 profesionales.

¿Existe la “Fiebrefobia” entre los padres?
Para los especialistas es más importante conocer el origen de la fiebre y el estado del niño, que la temperatura en sí: “es importante que los padres sepan que la fiebre es una respuesta del organismo para hacer frente a las infecciones y que la tos sirve para eliminar secreciones“, señala el Dr. Francisco Hijano, pediatra y coordinador del Curso.
Para los pediatras es clave que los padres reciban información sobre qué es la fiebre y cómo hay que tratarla. El Dr. Ugarte aconseja “hablar a las familias de la necesidad eventual de analgésicos y no de antitérmicos, prescritos frecuentemente, y que pueden suponer un gasto energético injustificado en niños pequeños”, y añade, “debe tratarse el dolor o las molestias que causan la fiebre, y no la fiebre en sí misma”.

¿Y el problema de la tos?
La tos aguda es también causa frecuente de consulta en pediatría. “Muchas veces se trata de un síntoma molesto que dificulta el descanso tanto de niños como de mayores, y se intenta buscar una solución administrando algún fármaco que alivie estas molestias”.
La variedad de fármacos disponibles y su fácil dispensación (muchos de ellos sin receta médica) hace que estos sean considerados como seguros y se administren habitualmente. El problema, según el Dr. Ugarte “es que no se conoce la eficacia de estos fármacos pero sí algunos de sus efectos adversos como las arritmias o los trastornos cardiovasculares”.
Al igual que ocurre con la fiebre, la educación sanitaria de las familias es fundamental, por lo que la AEPap aconseja que el niño con tos por procesos catarrales esté perfectamente hidratado, que se favorezca la humificación del ambiente y que se eviten los espacios con humo.

Niños que aún mojan la cama
Se estima que la enuresis afecta aproximadamente a 1 de cada 5 niños de 5-6 años, lo que supone que en una clase de 20 niños, entre 3 y 5 padecen este trastorno, más común en varones.
Los cambios en el estilo de vida de los menores, que en ocasiones les obliga a dormir fuera de casa, han hecho que los padres consulten con más frecuencia por este problema a los pediatras. Los especialistas recomiendan desmitificar el problema, evitar castigos, restringir la ingesta de líquidos antes de dormir e ir al baño siempre antes de acostarse.
En la mayoría de los casos, el problema remite por sí solo, aunque si no lo hace si sería recomendable recurrir a un tratamiento específico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...